Una de las cosas que más deseaba cuando fuera a quedar embarazada, era vivir de la mejor forma mi embarazo, lejos del estrés y, particularmente de la anestesia epidural.

Buscando información, encontré la opción de los nacimientos a través de agua y conforma más leía al respecto, más me emocionaba la idea de que nuestro proceso fuera bajo esta forma particular de dar a luz.

Durante mis diversas charlas con doctores (visité varios especialistas y me topé con ideas encontradas, unos a favor, otros en contra y entendí al final del proceso del por qué algunos médicos no aprobaban esta forma natural de alumbramiento.

Entre la información encontré que las matronas, los centros de maternidad y un número creciente de obstetras creen que reducir el estrés del parto reducirá las complicaciones fetales.

Y es unánime de que el nacimiento en agua siempre debe ocurrir bajo la supervisión de un médico calificado, en lo cual estuve en todo momento de acuerdo.

¿Qué situaciones no son ideales para el parto en el agua?

Procurando el parto en agua – Revista Artezänä

 

Es importante que tu médico monitor tu estado de salud con cierto tipo de pruebas en laboratorios para validar que:

  • No tengas herpes: el herpes se transfiere fácilmente en el agua, por lo que debe analizar este riesgo a fondo con tu médico
  • Si tu bebé viene de nalgas: aunque el parto en el agua se realizó con las primeras presentaciones de la parte inferior o de los pies, debe analizarse este riesgo a fondo con tu médico.
  • Si te han diagnosticado sangrado excesivo o infección materna
  • Si tienes un embarazo múltiple, aunque se han dado casos exitosos con gemelos
  • Si se espera un parto prematuro
  • Si hay meconio severo
  • Si tienes toxemia o preeclampsia: debe analizar a fondo este riesgo con tu médico.
  • Puedes elegir entre todos los laboratorios el que más te de confianza

¿Los jacuzzis podrían ser peligrosos durante el embarazo?

El parto en el agua es seguro tanto para la mujer como para el bebé

En mi caso, tuve a mi hijo dentro de un hospital que tenía una habitación habilitada para alumbramientos en agua.

Más que una habitación de hospital en donde sientes ese agobio, el confort era mucho más relajante.

Si bien se encontraban algunos aparatos que auxilian al médico era una combinación entre cuarto de hospital, hotel y gimnasio.

Y por supuesto, ahí se encontraba un jacuzzi.

En sí, mi médico nos indicaba que el riesgo depende de la temperatura. Si el agua está demasiado caliente, la deshidratación y el sobrecalentamiento se convierten en riesgos para la madre y el bebé.

Así que me mantenía bien hidratada con jugos y agua y mi médico se aseguraba de que la temperatura del agua se mantuviera a 36 grados Celsius. En general, las piscinas de parto están específicamente diseñadas para prevenir este problema.

¿Cómo me preparo para un parto en el agua?

Dilatar en la bañera para aliviar el dolor del parto | Mujer y ...

Primero es asesorarte muy bien con tu médico. Es posible que ya estén equipados para un parto en el agua con una bañera especial o que conozcan una ubicación en tu área que esté equipada para esto, tal como fue en mi caso

Si planeas dar a luz en un hospital, asegúrate de que sus políticas permitan el parto en agua. Un número cada vez mayor de hospitales da la bienvenida a los padres que desean el parto por agua.

Consulta con tu compañía de seguros para ver si es viable este tipo de alumbramientos para que solo pagues el deducible correspondiente.

Ponte en contacto con un centro de partos local para ver si ofrecen una opción de parto en agua.