Los principales enfoques para establecer un diagnóstico basado en los resultados de las pruebas de laboratorio incluyen:

  • Deducción de Hipótesis
  • Reconocimiento de patrones
  • Algoritmos médicos

La deducción de hipótesis implica establecer un diagnóstico basado en la historia del paciente, incluidos los antecedentes familiares, sociales y farmacológicos, y los hallazgos del examen físico, seguidos por la selección de pruebas de laboratorio que son las más probables de confirmar.

Debido a que las características de rendimiento clínico de todas las pruebas de laboratorio difieren con respecto a su precisión diagnóstica (es decir, sensibilidad y especificidad), la selección de la prueba de laboratorio adecuada para ordenar variará según el objetivo para el que se va a utilizar la prueba.

Una vez que se ha ordenado una prueba de laboratorio clínico con la precisión diagnóstica adecuada, ¿cómo se interpretan los resultados de la prueba?

Típicamente, los laboratorios entregan los resultados donde se observan diversos intervalos de referencia o un nivel de decisión, contra el cual se compara el valor de prueba del paciente.

El nivel de decisión se refiere a un valor de corte particular para una muestra o prueba que permite distinguir a las personas con un trastorno o enfermedad de aquellos sin el trastorno o la enfermedad.

Vídeo: YouTube

Información: OLAB y Profeco 

Más información de tu salud en OLAB 

Además, si se conoce la precisión diagnóstica de la prueba y la prevalencia de la enfermedad en una población de referencia, entonces se puede determinar el valor predictivo del nivel de decisión para el trastorno o la enfermedad.

Dado que los médicos con frecuencia ordenan la misma prueba en múltiples puntos de tiempo, se enfrentan al desafío de interpretar cuando la magnitud del cambio en los valores de una muestra constituye un cambio significativo que pueden (o deberían) afectar la toma de decisiones médicas.

Esto puede significar un cambio en la terapia como aumentar o disminuir la dosis de un medicamento, por ejemplo.

Los valores cuantitativos para todos las muestras se ven afectadas por la imprecisión, es decir, falta de reproducibilidad en la medición de la muestra y la variación intraindividual a lo largo del tiempo en la concentración debido a mecanismos fisiológicos normales que son independientes de cualquier proceso de enfermedad.

Por ejemplo los estudios del cortisol, sus niveles en la sangre comienzan a aumentar durante las primeras horas de la mañana, alcanzan su punto máximo a media mañana y luego disminuyen a lo largo del día hasta su nivel más bajo entre las 8pm y la medianoche.

En pacientes con síndrome de Cushing, esta variación diurna se pierde y los niveles de cortisol en la sangre permanecen elevados a lo largo del día.

Es aquí donde la calidad del médico y las pruebas entran en juego.

Afortunadamente, la mayoría de los ensayos para una amplia variedad de muestras tienen una precisión excelente, de modo que el componente principal entre estas 2 fuentes de variación, es decir, analítico o biológico están cubiertas.

Además, un cambio en los valores de una muestra que exceda el cambio esperado debido a los efectos combinados de la variación analítica y biológica solo es más probable que se deba a un proceso de enfermedad o al efecto de cualquier terapia sobre la misma.