Es curioso saber que cuando comienzas tus clases desde un Inglés básico, te comienzan a bombardear con la gramática y sus reglas.

Si bien es importante aprenderlas, lo mejor es practicar hablando directamente el Inglés.

Para muchos les puede aterrar esta sola idea pero veamos a los más pequeños de casa o tu mismo, la forma en como aprendiste tu lengua materna fue hablándola.

Un adulto tuvo la paciencia de ir poco a poco introduciendo las palabras en ese pequeño cerebro que como esponja absorbía todo.

Bueno, ¿por qué tiene que ser diferente aprender un segundo idioma de esta forma?

Cuando hacer tu examen de ingreso al nivel superior para la uam te van a pedir inglés además de que es un requisito para terminar tu licenciatura.

Vídeo: YouTube  || Wikipedia 

Veamos ahora lo que sucede, nuevamente con los niños cuando se encuentran dentro de un entorno multicultural, situación que es muy común en Europa.

Tengo una amiga que es serbia y nos platicó que cuando ella era niña, jugaba con niños de su misma edad pero de culturas y nacionalidades diferentes.

Mientras ella escuchaba y aprendía el serbio en su casa, escuchaba y aprendía con sus amiguitos el Inglés, francés, alemán, ruso y español.

Si bien todos hablaban con frases cortas eso les permitió no solo ser bilingües… todos ellos son ahora políglotas en su edad adulta y esto, en ese continente es muy común.

Aunado a lo anterior, también es común que en ese continente se refuerce el aprendizaje de los idiomas  y mejor aún, se practique con relativa facilidad porque bien puede que el tendero de la esquina hable alemán, mientras que el carnicero hable francés, el panadero español y en el colegio sea el Inglés el idioma a estudiar después del materno.

En fin, el mantenerse en una inmersión del idioma ayuda definitivamente a aprenderlo.

Y como inmersión me refiero a escucharlo y hablarlo. De hecho hay países como Bélgica en donde las calles las escriben en neerlandés que es una variedad flamenca, al norte y es la lengua materna de más del 60% de la población y en francés que es propio de un 39% de los habitantes.

Sin embargo, no es raro que entres a la nevería Häagen-Dazs y en la fila te topas con alemanes, italianos, franceses y el joven que despacha los helados les habla a cada uno de ellos en su idioma sin mayor problema.

Esta fue para mi una de las mayores experiencias que viví en cuanto a la inmersión y necesidad de hablar un segundo idioma.

Era como magia ver a ese joven pasar de un idioma a otro y hablarlo con fluidez.

Cuando tocó mi turno, le saludé con un “hola” y tomó mi pedido en perfecto español. La persona de atrás lo hizo en Inglés y ¡bualá!, hizo el ajuste mental y listo… lo atendió en Inglés.

Solo que esta magia solo pasa en Europa, donde el español tiene una fuerte presencia.

En el resto del mundo, el idioma para poder comunicarte es el Inglés y si no cuentas con esta valiosa herramienta será muy complicado que puedas comunicarte.

Sí, entiendo, si los europeos pueden hablar otros idiomas entonces me puedo topar con alemanes que hablen español y sí, esto puede pasar, pero… puede ser que te topes con alemanes que no sepan español, sin embargo, será muy difícil que te topes con uno que no sepa Inglés.

Así que mi estimado lector, este es el mejor secreto… practica un segundo idioma hablando con alguien nativo y manteniendo una inmersión lo más seguido y profunda posible.

Y definitivamente, incluye el Inglés en tu arsenal de herramientas. Todos comenzamos con un Inglés básico y conforme avancemos, lo ideal es seguir practicando con un tutor, profesor o amigo nativo en el idioma.