Cada uno de nosotros tiene sus propio caminos tratando de obtener un conocimiento.

Alguien subrayará, otro resaltará, alguien más leerá en voz alta mientras que todos trabajan en otra cosa.

Y por ejemplo ahora que ya salió la Convocatoria UNAM 2019, los muchachos sienten gran presión por querer abarcar toda la guía en poco tiempo.

Lo primero a identificar aquí es que bien o mal, los postulantes ya traen bases y conocimientos previos, solo habrá que repasar y reforzar los temas que así se amerite para cada uno de ellos.

Por lo tanto, invariablemente estarán aplicando una forma (estrategia de aprendizaje) para estudiar para entrar a la UNAM.

Resultado de imagen para people studying

Veamos entonces por dónde llegan a empezar la gran mayoría de las personas y resulta ser que es a través de las estrategias poco efectivas. O puedes intentarlo con UNITIPS

Comenzamos con el resaltar y subrayar. De hecho, su eficiencia es similar a la lectura real del texto, no requiere una participación activa, incluso el subrayado puede volar.

Ciertamente es una forma de mantener tus ojos en el texto.

Otra forma poco efectiva y que muchos recurrimos a ella es la técnica mnemónicas.

Bueno, esta técnica puede ser polémica para algunos ya que consiguieron utilizarla con buenos resultados al grado de que después de mucho tiempo (incluso años) el dato o la información aún se conserva en un rincón de tu cabeza.

Sin embargo, la función mnemotécnica es más a corto plazo, es decir, como una herramienta justo antes de un examen.

Para otros las técnicas de visualización son las socorridas pero también se encuentra en la lista de las menos efectivas.

Hacer imágenes es una habilidad que no todos manejan por igual. Sin embargo, mostró un efecto particularmente eficaz cuando el material se lee para otros.

En este punto, podremos decir que las personas que aprenden mejor de forma visual, esta será su mejor estrategia de aprendizaje… y por mucho.

Veamos ahora una de las estrategias de eficacia media en donde se trata de llevar las preguntas sobre el plan de estudios (por ejemplo, en el sentido de “por qué es así”).

Esta estrategia platea preguntas medulares que invita a los estudiante a la reflexión, a tener una actitud de participación más activa y se requiere que proporcionen un argumento propio.

Por lo tanto, es una forma relativamente efectiva, particularmente con respecto al tiempo.

Es una técnica que requiere que se tenga un guía (profesor o una persona con más conocimientos) para tener al menos una pequeña orientación.

Y curiosamente la mejor estrategia de estudio es justamente eso… un estudio continuo.

La mayoría de los estudiantes están tratando de llevar todos los conocimientos a su cabeza en el último minuto antes del examen.

Se desvelan una coche anterior queriendo estudiar todo un tema que se ha venido desmembrando por días e incluso semanas en un salón de clases.

En su lugar, es mucho mejor darle una pausa entre el aprendizaje, dependiendo de cuánto tiempo y cuán bien necesites recordar un concepto.

Leer el texto de nuevo, hacer ejercicios que ayuden a fijar el conocimiento, alternando con otros temas y hacerlo de a poco se tendrán mejores resultados.

FUENTES: DGAE UNAM, UNITIPS y YouTube

Vaya, esto es tan simple como dar una repasada a lo aprendido hoy durante los siguientes días y no solo cerrar el libro y abrirlo hasta una noche antes del examen.