Tres lugares silenciosos en la Ciudad de México

El fin de semana pasado, después de salir de un local de venta de canceles de aluminio, decidí caminar por las calles de aledañas a División del Norte y Miguel Ángel de Quevedo con la intención de conocer algún lugar distinto, diferente y mágico.

Primero fui a Coyoacán, donde sus calles siempre me han llamado la atención por sus callejones empedrados y casas con arquitectura antigua que esconde detrás algún increíble secreto.

Mientras caminaba por la calle de Francisco Sosa, me topé con un edificio rojizo conocido como la fonoteca. Ya había escuchado sobre ella pero jamás había entrado, ni siquiera sabía dónde se encontraba, por lo que, al verlo el edificio decidí entrar a dar un vistazo. Como yo iba en búsqueda de algún lugar mágico y tranquilo, la fonoteca me brindó eso que buscaba gracias a que al fondo del mismo se encuentra el jardín sonoro: un espacio verde con árboles, flores y césped recién cortado donde puedes disfrutar del sonido de la naturaleza acompañado de piezas clásicas e instrumentales provenientes del acervo de la fonoteca.

 

Encontrarte rodeado de naturaleza y sonidos de árboles, ardillas correteando y gatos paseándose libremente junto con piezas musicales extraordinarias de fondo, hicieron de ese encuentra una visita muy especial.

Al salir del edificio, seguí caminando por Miguel Ángel y cuando llegué al Walmart que se encuentra en la esquina de Universidad, encontré otra calle empedrada. Decidí entrar y explorar lo que me ofreció ese descubrimiento fue una casa antigua, grande y con fachada de gente rica, pero rodeados de parques llenos de vegetación, puentes y mucho silencio. Puedes caminar entre el verde de sus caminos y disfrutar de tu alrededor mientras ningún sonido citadino te saca de tu ensoñación.

Al terminar de recorrer ese especial escondido detrás de tiendas, edificios, tráfico y un paradero de camiones, llegué a San Ángel. Otro espacio lleno de calles empedradas, un centro con cafés y restaurantes y edificios y casas antiguas. Decidí tomar un café mientras leía un libro y disfrutaba del atardecer, pero seguía sin encontrar ese lugar mágico como los otros dos. Caminé por una calle hasta que llegué a un callejón empedrado que de inmediato llamó mi atención. Decidí seguirlo para encontrarme con el místico lugar no antes visto. Dentro había casas antiguas preciosas. Una de sus calles cerradas estaba adornada con una puerta enorme de piedra como si fuera una ermita. Las puertas de las casas eran de madera vieja lo que hacía que te perdieran en un mundo extraño y fantástico. Al centro de este lugar de ensueño había un pequeño y silencioso jardín con bancas de piedra. Me senté a escribir y a disfrutar del aroma de los árboles y del silencio del lugar.

Parecía que había entrado a un espacio sacado de un libro de fantasía y cuando comenzó a llover la magia del entorno se atenuó bastante ya que la Piedra mojada junto con ese olor a lluvia y el rocío de los árboles creaban una atmósfera mística que nunca creerías que en la Ciudad de México podrías encontrar.

Vintage y steampunk

El otro día unos amigos me invitaron a una cafetería especial, ya que era temática al estilo steampunk. Jamás había escucha algo así y no conocía como era el estilo o el género, ya que provenía de la literatura, donde sus escenarios estaban inspirados en la era industrial y la moda victoriana así como como las famosas historias de Julio Verne.

Inmediatamente me sentí transportada a un mundo de fantasía lleno de máquinas y metal. Las paredes estaban adornadas con engranajes de relojes antiguos, la tubería se encontraba por fuera y  las mesas estaban hecha de metal. La tapicería contenía mapas y las servilletas tenían impresos planos de maquinaria futurista como aviones, globos aerostáticos o automóviles con alas metálicas parecidas a las de los murciélagos. Era imposible mancharlas.

Por otro lado, las mesas y los muebles de color café y oro tenían distintos adornos como televisiones ente antiguas y futuristas, lentes como los que utilizas en una prueba de visión en el oftalmólogo pero elegantes y de buen gusto, máquinas de coser igualmente viejas pero con un toque del futuro y lupas y globos terráqueos.

Las personas iban vestidas con ropajes de la era victoriana, sombreros de copa, vestidos abombados y con crinolina, sombrillas y bastones para los hombres. Pero esa elegancia estaba combinada con objetos de metal, relojes, anillos, engranajes, botones metálicos, lentes y sombreros con adornos en oro. Realmente era una Moda espectacular.

Y por alguna razón, no pude dejar de compararla con el estilo vintage. A simple vista no tendría mucho que ver pero este estilo también utiliza objetos antiguos como teléfonos, bicicletas y mapas. Los colores pastel son primordiales entre los colores sepias que utiliza mucho el steampunk.

Puede que el vintage sea más femenino pero donde siento que radica mucho la similitud o incluso el complemento entre los dos estilos es en la forma del diseño gráfico vintage, es por eso que encuentro esa igualdad.

El diseño gráfico vintage se caracteriza por el uso de impresiones café, sepia o beige para mostrar algo que es retro en sus carteles. Me imagino un flyer con estas características pero enseñando el  nuevo modelo de globo aerostático o vendiendo uno de esos conjuntos maravillosos con sombrero de copa y vestidos elegantes llenos de engranajes de reloj.

La combinación entre lo vintage y el steampunk crea un nuevo estilo que, para mi, aún no tiene nombre y que me gustaría descubrirlo. Imagino una habitación con las tuberías por fuera y planos de maquinaria pero con flores, tal vez metálicas, adornando la vajilla y el juego de té. Tal vez un reloj antiguo de colores pastel pero con una pantalla futurista para comunicarte.

Es difícil explicarlo con palabras, peros ese día que salí de la cafetería, la idea llegó a mi mente y quise poner en práctica este estilo de inmediato. Y en lo que encuentro el nombre y la forma de decoración correcta que una a estos dos estilos diferentes pero iguales entre sí, seguiré informándoles de mis hallazgos, tal vez ustedes se animen a probar este nuevo estilo, como yo.

Alan Wake

Después de que salí de mi trabajo en una empresa especializada en la fabricación de estructuras metálicas , decidí caminar por la plaza que se encuentra en frente de mi trabajo para entrar a una tienda de videojuegos y ver lo que había de nuevo. Mi sorpresa fue que encontré la edición especial de un juego que ya había sido descontinuado e incluso  eliminado de las listas de steam: Alan Wake. No lo dudé ni un segundo y saqué la tarjeta de crédito para endeudarme con el banco más de lo que ya me encontraba.

Alan Wake es un videojuego de misterio y aventura que salió como exclusiva de Xbox 360 en el 2010 para posteriormente salir para computadora en la plataforma de Steam. Alan Wake no es un juego para todos, ya que contiene mucha narrativa y lectura dentro de la historia, pero eso es lo que hace diferente al título, ya que conectó con muchos lectores y escritores de todo el mundo.

Alan Wake cuenta la historia del escritor de terror con el mismo nombre que entra en desesperación porque sus libros ya no se vende como antes, entonces decide ir de vacaciones a un pueblo junto con su esposa para así despejarse y encontrar la inspiración que le falta dentro de una casa frente al lago. Una noche, cuando Alan llega a la casa se percata de que su esposa no está, por lo que se asusta. Las luces se apagan y sombras extrañas y oscuras comienzan a verse en las paredes que lo guían ara conocer el terror en carne propia, su esposa se encuentra ahogada dentro de las oscuras aguas del lago.

Ahí es cuando comienza la aventura ya que, al intentar saber qué pasó realmente se enfrenta a la noche y a la oscuridad, ya que las personas con las que convive durante el día se convierten en seres hambrientos por la noche y lo único que sabe es que necesita la luz para salir con vida de los ataques. Pero no contaba con que iría encontrando pistas en el camino: páginas sueltas de un libro que narra los sucesos que Alan está viviendo en ese momento, al parecer libro que el mismo escribió. Tiene que conocer la fuerza macabra que está detrás de todo eso.

Lo interesante del juego es precisamente el plus que le otorgaron con las páginas y la imaginación de narrar los momentos vividos en el juego. Además de que la luz es tu única arma, ya que las municiones son muy limitadas, el conocer a una persona por el día que se convierte en otra diferente por las noches te dejara impactado.

Además de tener una excelente historia, narrativa y final, Alan Wake tiene un soundtrack nada envidiable. Si encuentras todas las estaciones de radio dentro del juego no sólo obtendrás un logro, también tendrás el placer de escuchar la música que acompaña al juego.

Alan Wake es un título que vale mucho, mucho la pena, pero si no te gusta leer, entonces te estarás perdiendo una joya dentro del mundo de terror.